Hace un año
también me encontré con una sirena,
estaba dentro de un libro,
sonreía,
parecía flotar sin esfuerzo,
y es que alguien
le había dicho algo bonito...

1 comentario:

Ana dijo...

glu...glu...glu